"Si quieres dejar de hacer lo que haces, deja de ser lo que no eres."

Alejandro Jodorowsky

“JUNTOS SOMOS MÁS”

       Hace unos días vi este eslogan en las oficinas de un cliente, y no pude resistir pedir permiso y fotografiarlo. Comprenderéis que por motivos de confidencialidad no puedo citar el nombre. Todo el mundo conoce esta máxima. Cuando un equipo, una organización, funcionan bien: 1+1>2. Tenemos muchos ejemplos que lo demuestran, tanto deportivos como empresariales, y estoy seguro que todos lo hemos experimentado en algún momento de nuestra vida. Pero quiero aprovechar esta bonita composición para introducir otro concepto que tiene que ver con los principios sistémicos: EL DERECHO DE PERTENENCIA. Este principio viene a decir que en una organización sana, todos sus miembros actuales y aquellos que contribuyeron significativamente en el crecimiento y supervivencia de ésta, tienen el mismo derecho a un lugar en el sistema. En una organización sana, todos sus miembros presentes con independencia de su posición jerárquica, y aquellos pasados que contribuyeron significativamente (fundadores, personas con una larga dedicación, empleados que contribuyeron muy positivamente en momentos difíciles o de expansión, etc.), son y se sienten reconocidos. Y este principio no sólo atañe a personas, se amplía a valores importantes, a productos emblemáticos, etc. Como dice Guillermo Echegaray en su libro: “Una organización sana se dirige hacia el futuro, pero tiene presente en su memoria a sus fundadores, a sus valores y a todos los esfuerzos de tanta gente que ha hecho posible que la organización esté hoy donde está. Ese reconocimiento del pasado es para la organización una fuerza que apoya el desarrollo futuro de la misma.”

       Un ejemplo muy típico lo podemos ver en los gimnasios de artes marciales, donde en cada tatami aparecen las fotos de los fundadores, y de aquellos maestros que han contribuido a su desarrollo, y que gracias a ellos hoy podemos disfrutar de sus enseñanzas. Al entrar y al salir de éste, todo el mundo debe hacer una reverencia de reconocimiento a éstos. Y dentro del tatami, el respeto por cada uno de los compañeros, independientemente de su “grado”, es un imperativo que además se siente.

      O en los pasados mundiales de balonmano de 2013 celebrados en España, donde Valero Rivera pidió a jugadores como Raúl Entrerríos, Joseja Hombrados y Ugalde, jugadores que no participaron por lesiones pero que habían contribuido enormemente en el equipo, que estuviesen en el momento de la entrega de las medallas y de las celebraciones.

¡Como veis, este eslogan no sólo se refiere al presente. Si lo extendemos al pasado aún cobra más sentido, y aún genera más fuerza para la empresa!

CERTIFICACIÓN COMO COACH WINGWAVE

     El pasado enero obtuve la certificación como Coach Wingwave. Esta línea de coaching, desarrollada por Cora Besser-Siegmund y Harry Siegmund en los 90, se distingue por su eficacia y por la rapidez con que genera resultados. Combinando 3 métodos científicamente probados como efectivos: la PNL, el test miotático, y el DRMO (Desensibilización y reprocesamiento por medio del movimiento ocular), permite grandes cambios positivos con la mínima intervención. De ahí su nombre “wing”, ala, haciendo referencia a la teoría del caos que dice que el pequeño aleteo de una mariposa en el lugar y momento adecuado, puede cambiar el clima al otro lado del mundo. Destaca por su gran eficacia y la rapidez de los resultados, y es de gran utilidad en procesos de:

  • Estimulación de la creatividad.
  • Reducción del estrés.
  • Mejorar el desempeño deportivo.
  • Mejorar el desempeño profesional.
  • Facilitación de la consecución de objetivos.
  • Integración de experiencias traumáticas y dolorosas.
  • Eliminación de bloqueos.

Si estáis interesados en saber un poco más sobre este estilo de coaching y sus aplicaciones os invito a poneros en contacto conmigo. Será un placer informaros.

“ELS NECESSITO!”

¡Qué gran ejemplo de reconocimiento! El otro día iba caminando y al mirar un escaparate me llevé una bellísima sorpresa. Exactamente vi lo que muestra la foto. Desgraciadamente no es un tipo de acción tan habitual como debería ser en las organizaciones, y aún menos que se haga públicamente de este modo. Y curiosamente es una de las demandas que más me encuentro en las empresas por parte de sus empleados. ¡Qué curioso! Nos preocupamos por implantar mecanismos de compensación que en ocasiones rozan la calificación de obra de ingeniería, y nos olvidamos de algo tan sencillo y económico, el reconocimiento. Algo tan humano, y tan escaso pese a estar rodeados de personas.

Y aprovecho este ejemplo para presentar una iniciativa que quiero llevar a cabo en este “blog”. La de introducir distintos conceptos que tienen que ver con el pensamiento sistémico y las constelaciones organizacionales. Mi deseo es que los lectores conozcan algo más de las leyes sistémicas, de manera que tanto ellos como sus organizaciones puedan beneficiarse de éstas. Quizás no sea el orden adecuado, pero quería aprovechar esta oportunidad brindada para hablar de una de las leyes que antes comentaba: “El equilibrio entre dar y tomar”.  Y es que, es importante que exista un intercambio justo, equilibrado, entre los distintos elementos del sistema, entre trabajadores y empresa, entre empresa y clientes, proveedores, e incluso con la sociedad. Cuando esto ocurre, el sistema, la organización, los trabajadores, salen fortalecidos. Y concretamente, cuando nos centramos en la relación trabajadores-empresa, no sólo se toma de la organización por medio del salario e incentivos, también a través de algo tan sencillo como el reconocimiento por el trabajo realizado, por la función  llevada a cabo, por el valor de ésta para toda la organización.

Así que ya saben, tanto para el ámbito empresarial como para el personal, mi consejo es que hagan más uso de este recurso tan económico y poderoso: ¡EL RECONOCIMIENTO SINCERO! Y digo sincero, porque si no es así, puede tener efectos no deseados.

Ah! Se me olvidaba: Señor director de la peluquería Balaguer, ¡mi más sincera enhorabuena por el bellísimo detalle! Me quito el sombrero…

Congreso Internacional de Constelaciones Organizacionales e Innovación, IOCTI 2012.

Esta semana pasada tuve la suerte de poder asistir a la V edición del “International Organizational Constellations Training Intensive (IOCTI)” en Aránzazu, Guipúzcoa. Un Congreso Internacional donde se reúne lo mejor del mundo en Constelaciones Organizacionales, y en el que pudimos trabajar con las últimas tendencias e innovaciones en este campo, dentro del ámbito organizacional. Para aquellos que no conozcan esta línea de trabajo, os describo brevemente en qué consiste y sus aplicaciones.

                Las constelaciones organizacionales son una herramienta verdaderamente difícil de explicar si no se ha visto alguna, pero muy poderosa y de gran utilidad para las empresas. Es una herramienta que nos permite ver las dinámicas sistémicas presentes en cualquier empresa. Y una vez mostradas, permite realizar acciones orientadas a corregir y solucionar aquellas que están dificultando el desarrollo y crecimiento de la organización. Y gran parte de su valor reside en que la mayoría de éstas dinámicas son invisibles a los ojos humanos. Son dinámicas que pueden afectar negativamente a la salud organizacional, a sus resultados, que pueden entorpecer el buen funcionamiento de los equipos, el desempeño del liderazgo, la consecución de los objetivos marcados, en definitiva el óptimo funcionamiento de la organización.

Su aplicación es muy variada:

  1. En las empresas familiares, para alinear la empresa y la familia, procesos de sucesión, conflictos entre socios, etc.
  2. Para resolver conflictos internos.
  3. En la toma de decisiones estratégicas.
  4. En la realización de diagnósticos sistémicos, mostrando lo que el ojo no puede ver.
  5. Para fortalecer y desarrollar el liderazgo.
  6. Etc.

Personalmente os invito a informaros sobre éstas, ya que sus aplicaciones y sus resultados son muy beneficiosos para la empresa, y son un magnífico complemento a otros tipos de consultorías.

Los empleados abandonan a sus jefes, no a las empresas

Hace unos días me llegó a través de un compañero un artículo muy interesante que se titulaba:” ¿Por qué los empleados abandonan su empresa?” Quizás al leer el título uno pueda pensar que éste no es su caso. Pero quizás cambie de opinión si lee un poco más.

El artículo estaba basado en una encuesta realizada a alrededor de 1.000.000 de empleados y a 80.000 directivos (los resultados se publicaron en un libro titulado “First Break All The Rules”). Según el artículo, la principal conclusión a la que llegan los autores del libro es la siguiente: “En general, la gente abandona a sus managers o responsables, no a las empresas”. Y lo más curioso, y preocupante en mi opinión, es que no nos damos cuenta de ello hasta que es demasiado tarde.

Doy por hecho de que todo directivo lo intenta hacer lo mejor que sabe, y es aquí donde estriba la dificultad, que a veces no lo sabemos hacer mejor. ¿Somos muy controladores?, ¿muy autoritarios?, ¿críticos?, ¿delegamos con facilidad y libertad?, ¿toleramos los errores?, ¿somos hábiles gestionando las relaciones?, ¿y los conflictos?, ¿soy capaz de defender mi opinión aunque sea políticamente incorrecta?, ¿defiendo a mi equipo en momentos de dificultad? Estas son algunas preguntas que podemos hacernos para reflexionar sobre nuestro modo de liderar. Porque el que no se vaya nadie de nuestra empresa, el que no nos abandonen, puede ser un hecho engañoso. Otro factor que suele darse habitualmente es que la gente más capacitada, aquellos con un talento más desarrollado y que rinden mejor, son los primeros en irse.

Así que, si en su caso no ha ocurrido, ¡no baje la guardia! Puede ser que no lo hayan hecho por miedo, y puede ser que cuente con un equipo que aún necesita desarrollar más sus capacidades y sus talentos para rendir adecuadamente. Reflexionar sobre el modo en que lideramos debería ser una práctica continua. Al fin y al cabo, las circunstancias, el entorno, y las personas cambian constantemente, ¿y nuestro liderazgo lo hace?, ¿se está adaptando adecuadamente a esos cambios?.

¿Y cómo saberlo? Pues hay varias formas: hacer una evaluación de su liderazgo (se sorprendería de los resultados que se obtienen), hablar con su equipo pidiéndoles feedback directo, mejorando su observación para evaluar el impacto de sus acciones, conociendo mejor a su equipo para saber cómo están y el potencial que están usando, trabajar con un coach o mentor, etc.

Mi consejo, ¡adopte una actitud de mejora, de humildad y manténgase alerta! El liderazgo está relacionado con hábitos que en general son inconscientes. Son patrones muy relacionados con nuestro grado de desarrollo como personas. Así que, por desgracia, trabajar duro y con la mejor intención a veces no es suficiente. La buena noticia, que se puede mejorar. ¡¡Ánimo!!

The Company Men

Interesante película que muestra el lado más cruel del sistema capitalista puro. Además de pasar un buen rato, recibiréis mensajes muy valiosos. Y es que durante la película afloran cuestiones cruciales en los tiempos que corren como:

- ¿Cuidamos todas las áreas de nuestras vidas, o lo volcamos todo en el trabajo y en el éxito profesional de manera que cuando perdemos el trabajo desaparece nuestra identidad?

- ¿Nos olvidamos de nuestros valores, de lo que realmente es importante en nuestras vidas?

- ¿Realmente somos las personas tan importantes como los directivos o accionistas nos dicen? Si es así, ¿por qué en épocas de crisis son los trabajadores los primeros sacrificados?, ¿qué hay del enorme esfuerzo y sacrificio que las personas llegan a hacer por las organizaciones?, ¿no sirve de nada?

- ¿Tienen las empresas una visión a largo plazo y sostenible, fiel a unos principios, a una ética?, ¿o priman las medidas cortoplacistas aunque eso signifique  justificar todo tipo de acciones y decisiones?

Y es que en época de crisis, TODO vale con tal de preservar el valor del accionista, la supuesta supervivencia de la organización, y sobre todo los millonarios salarios de sus directivos, cueste lo que cueste.

Señores, ¡esto tiene un punto y final!. Y es que ya hay organizaciones que sin perder el foco en competir, en crecer, en ser rentables, realmente apuestan por sus personas y tienen una visión a largo plazo, y eso garantiza su ÉXITO. Porque son organizaciones éticas, que en épocas de vacas flacas TODOS se sacrifican de un modo solidario. Porque realmente apuestan por las personas e intentan por todos los medios que éstas sigan en el proyecto. Prescindir de ellas llega a ser la última opción, y curiosamente ¡raras veces tienen que hacerlo! Porque sin dejar de jugar en la liga “capitalista”, tienen un gran carácter social, mirando a las personas como eso, PERSONAS, y no como una mera relación mercantil: tu trabajas yo te pago. ¡Qué NO!, que esto ya no funciona. Y si no te lo crees hazte tú esa pregunta, ¿elegirías una empresa donde te pagan por lo que haces,?, ¿o una organización que te hace partícipe, te respeta, confía en ti, te trata como un adulto, facilita tu desarrollo, cuya aportación va mucho más de la mera producción y tiene en cuenta el entorno social y medioambiental de verdad, y además de eso te proporciona un salario? Aún dudas de la respuesta. Y es que con esto consiguen que todas las personas se impliquen de verdad, participen en el proyecto. La organización se convierte en una red cerebral, “la organización neuronal”. Todas las personas pensando y actuando por el mismo fin, alineadas, motivadas, implicadas, ¡una empresa así es IMPARABLE!

Pues sí, repito y no me cansaré de hacerlo, ¡esto tiene punto y final!, porque yo sé qué tipo de organizaciones elegirán todos para trabajar. Y porque esto no es una utopía, esto es una realidad, ¡EXISTE!. Tan sólo tienen que echar una ojeada a la asociación GBE-NER para verlo, donde mis amigos de K2K emocionando, Juan Jesús (el coordinador de GBE-NER), y todas las organizaciones que conforman la asociación, están realizando una labor encomiable y digna de destacar. Y mientras siga creciendo el nº de empresas que adopta esta filosofía de gestión y estos valores, más difícil lo tendrán las empresas clásicas para encontrar personas dispuestas a trabajar en ellas. La cuenta atrás ya está en marcha, ¿a qué esperas? ¡No te dejes vencer por los miedos a lo desconocido!

Antonio Ruiz Domingo

¿Qué te ha traído hasta aquí?
¿Quieres saber algo más sobre mí o
sobre mi trabajo?
¿Necesitas asesoramiento o ayuda para afrontar algún problema o desafío en tu organización?, ¿o en tu vida?

Sea cuál sea tu inquietud espero poder ayudarte, y si no es así y te queda alguna duda te invito a que no la guardes y contactes conmigo directamente. Estaré encantado de poder aportar mi granito de arena en tu búsqueda.
Un cordial saludo

CATEGORÍAS

wingwave
talento
pnl
personas
pensamiento sistémico
liderazgo
innovación
gestión de conflictos
estrés
empresa familiar
emprender
desarrollo organizacional
cultura
creatividad
constelaciones organizacionales
constelaciones familiares
coaching sistémico
coaching
cambio
citas